Todo por culpa del Ratón

Todo por culpa del Ratón

Esto es conejo. En realidad. Ningún elefante sin trompa, como papá se ríe a veces, ni un ratón de cola esponjosa. Ni siquiera una liebre. Solo conejo salvaje. Ha estado viviendo bajo tierra durante mucho tiempo.. En la madriguera. Junto con mamá, papá y hermanos.

Todos se fueron como de costumbre, y se quedó como siempre. W domu nikt się temu nie dziwił. – Sera mas grande, Cambiará. Crecerá fuera de eso – dijo mi madre.
El conejo se agachó en su esquina de la madriguera, moviendo sus bigotes. El no sabia porque. Sin embargo, un poco de aburrimiento, y un poco por costumbre. Czekał. – Hoy debe pasar algo extraordinario. Tengo que ser paciente. Una vez… dos…Tres… – el contó. Y otra vez:– Una vez… dos… Tres… – Pero estaba tranquilo en la madriguera, gris y más oscuro que ayer.
De repente algo estalló. Y justo después de eso: pac! Un gran trozo de arena mojada golpeó al conejo en la nariz.… Cerró los ojos rápidamente. Era aún más oscuro de esa manera – ale bezpieczniej. ¿Cuánto puedes quedarte quieto?, temblar y no ver nada? – el pensó. Abrió los ojos. W najciemniejszym kąciku norki coś się poruszyło. – Quién está ahí? – preguntó bastante fuerte.
– Ratón. Cavé en tu madriguera por error.
– Y cubriste la entrada?
– Lo siento mucho. Tomaré un respiro o un poco menos, y luego agrandaré este túnel y habrá una salida por este lado nuevamente.
– Se necesita una entrada. Cómo llegan aquí mis padres y mis hermanos?
– La nueva entrada o salida será aún más visible que la anterior.. Lo verás por ti mismo.
– No tengo ganas de ir a ninguna parte. Sólo dime, ¿Por qué cavaste este túnel??
– No escuchaste nada ni nada? En la superficie…hay una tormenta ahora. Habrá un arco iris después de eso. estaba en un apuro, para verla a tiempo.
– Que es un arcoiris?
El Ratón parecía pensativo.
– creo, que son unas hermosas llamas. Esto es un arcoiris… Pero, arcoíris! Tienes que verla. El arcoiris no arde, no quema nada, no calienta… Sus colores no cambian. No se que tan fuerte gritarías, ellos no se moverán. Ella está quieta y la más hermosa de todas, lo que yo sé. Detrimento, que no huele. Y que no puedes intentarlo un poquito. Pero es mejor que sea así, como está, podría verlo sin cesar.
– Significa… que no está oscuro en el suelo?
– Oh no! El sol brilla durante el día., y si no esta encendido., puedes ver todo bien de todos modos. Esta oscuro por la noche, pero la luna y las estrellas brillan… Prefiero el arcoiris a las estrellas. Las estrellas estan estacionarias, ojos fríos de gato. No es agradable mirar algo como esto..
– arcoíris…powiedział w zamyśleniu Królik. – puedo sentirlo, que estoy harto del visón oscuro y gris, así como el color de su pelaje. Nunca le había dicho a nadie sobre esto antes. Quiero ver un arcoiris.
– Ocurrencia… No necesitas tenerle miedo, huir de ella. Ella no se rasca, no muerde, no se quema.
– Soy mas fuerte que tu. Estoy a punto de arrancar este trozo de tierra y ensanchar el túnel hasta la entrada.. Y luego veré un arcoíris.

Sin importarme el pelaje, sobre las patas, El conejo se lanzó hacia adelante y comenzó a trabajar a toda prisa.. Cavar, cavar, por mucho que tuviera fuerza. El ratón se quedó atrás en alguna parte, pero ya no pensaba en ella. El solo estaba pateando, para ver el arcoíris lo antes posible.
Una piedra bastante grande se interpuso en el camino. El conejo jadeó, luego lo empujó a un lado. La piedra rodó… no se sabe donde… Y luego sus ojos se oscurecieron. Entonces los círculos dorados y rojos comenzaron a girar.
– Eres un arcoiris? – Preguntó el conejo. – Nunca te he visto antes.
– No. Yo soy el sol.
– Uno? Puedo ver algunos círculos o bolas.
– Estoy realmente soltero. Estás a punto de acostumbrarte a mi luz, al resplandor del día y me verás más claro.
– Realmente. Nunca había estado aquí antes y no había visto nada igual.. Me siento agradablemente caliente. Puedo ver bien el color de mi pelaje.
– Estas buscando un arcoiris? – el sol preguntó.
– quise… verla, porque estaba harto de gris y oscuro en la madriguera. ¿Y por qué estás tan drogado??
El sol se rio.
– He estado vagando por este lugar desde el amanecer. A veces más rápido, a veces más lento. Retrocedo por la noche, Abajo. Entonces una noche oscura llega a mi lugar. Está iluminado por la luna y las estrellas.. Y tambien nubes. Caliento a la gente durante el día, animales y flores. La noche pone a todos y a todo a dormir.
– Yo se la noche – Conejo recordado. – A menudo está en nuestra madriguera. Es por eso que probablemente quería dormir todo el tiempo.. Pero … Nunca he visto nubes antes.
– Estoy aquí! Me estoy balanceando sobre ti! – Cloud lloró. – Querer, que mostraría lluvia o nieve?
– mmm… no lo sé. Sin embargo, estoy pensando, esa lluvia. Se supone que hay un arcoíris después de la lluvia.?
– No siempre. Pero a veces es. Es mejor después de la lluvia. Si hubiera caído nieve, haría frío.
– Entonces prefiero la lluvia – Conejo decidió.
En ese momento sopló y la nube se fue… dispersándose en unas pocas nubes diminutas a lo largo del camino.
– Qué es? ¿Esa es la lluvia??
– No. Me llaman el viento. Ahuyenté la nube, porque proyecta una sombra sobre la flor. Ver, cuantos colores tiene. Es verde y blanco, todavía rosa, luego rojo, muy rojo.
– Es una flor… es un pedazo del arcoiris? – Preguntó el conejo.
– Ah no. El arcoiris esta en el cielo, y la flor brota de la tierra, del grano – semillas. Y los estoy entregando, Yo esparzo, Yo esparciré.
– La flor es muy hermosa. ¿Puedo mirarlo de cerca??Królik nachylił się i kichnął. – Aaa-psique! Huele bien! Es el Flower-Apsik. Puedo llamarte así? – preguntó cortésmente.
– O, si tu quieres… Solo no me hagas cosquillas con tu bigote y no bloquees el sol de nuevo. Tenía bastante frío antes, cuando había una nube en el cielo – dijo la flor.
El conejo se sentó a un lado y miró con deleite.
– Eres hermoso – repitió pensativo.
– Yo sé eso. Mañana seré aún más bella.
– Te marchitarás pasado mañana – Caracol se rio.
La flor miró hacia atrás. El caracol estaba justo ahí, al lado.
– Pero todos tienen tiempo para mirarme. Prefiero ser una flor que un caracol.
– No, No…zamruczał obrażony Ślimak. – Yo tampoco soy feo. ¿Has visto a alguien como este caparazón?? – preguntó el conejo.
– No… – el respondió honestamente.
– Soy brillante después de la lluvia, plateado y muy bonito.
– Tal vez tu sepas, ¿seguirá lloviendo?? Me encantaría ser un poco tan bonita como cada uno de ustedes.. Todo depende de la lluvia, del arcoiris despues de la lluvia… Así es como me gustaría tener por fin un pelaje más bonito. Rosa o dorado… – él soñó.
– No eres nada feo – Caracol me aseguró.
– Realmente eres bastante llamativo – la Flor gentilmente agregó.
– Todo tan canoso? – Conejo preguntó dudoso.
– Hola, Hola! puedes escucharme? Buscar! – gritó el sol.
– no puedo. Brillas tan brillante.
– Entonces escúchalo. Te doy un regalo. Un poco de mi color mas lindo. Soy todo rosa y rojo al amanecer. Tus ojos serán así ahora.
– En realidad? – Conejo se regocijó.
– Ven a mí. Hay un pequeño charco aquí. Echar un vistazozawołał Ślimak. – Tu estas con ojos asi… muy interesante.
– O, entonces – la flor confirmada.
– A… veré todo mejor ahora? – Preguntó el conejo.
– Solo depende de ti, Qué quieres ver – el sol dijo.
– gracias!zawołał Królik. – no lo sé, Qué hacer ahora. Vuelve a la madriguera o sigue adelante? Me gustaria ver tanto.
– Oh si, vale la pena saberlo todavía: arbol y agua, Luna y estrellas, niño y gente en general… – Caracol estaba enumerando lentamente.
– Es genial poder caminar. te envidio – la flor susurró.
– Estoy convencido, que puedo encontrar un arcoiris en alguna parte. Después de todo, tenía muchas ganas de verla. – Conejo recordado.
– Entonces vamos. Ahora iré contigo…powiedziało wesoło Słońce. – Entonces te encontrarás con otra flor, otro caracol, luego la mariposa, pájaro, lagartija, hormiga y rana, e incluso una ardilla negra.
– Y en algún lugar allí, tal vez ya detrás del tercer gran árbol, detrás de la segunda piedra grande, o tal vez más cerca… habrá un arco iris – Conejo suspiró y se asomó detrás del sol cantando muy bien., y al mismo tiempo fuerte:

Aunque ayer estaba lloviendo,
y hoy sopla el viento,
es todos los dias, todos los días es genial!
Cuando le dices a los demás que sí,
tarareas para ti mismo así:
tenemos un gran dia, tenemos un gran dia,
pero, qué hermoso día!
Un centenar de niños me esperan, cien juegos,
Saltaré cien, Yo ronronearé, Yo tararearé:
Tengo amigos cercanos, tengo muchos amigos,
No estoy solo en absoluto!
Entonces será bueno quedarse dormido después..

Lo recomendamos especialmente colorear con un raton.